Dolor lumbar, causas y tratamiento para resolverlo

Lo primero, ¿Qué es el dolor lumbar crónico o lumbago crónico? 

El dolor lumbar crónico también conocido como «lumbago» es una afección que afecta principalmente a la zona lumbar baja y que se alarga en el tiempo, considerándose crónico a partir de una duración de 6 meses. Normalmente, este tipo de patologías surge a partir de los 40 años, momento en el que el cuerpo empieza a sufrir cierta degeneración en las vértebras y articulaciones. La buena noticia es que siempre podrás tomar algunas medidas para prevenir o calmar estos dolores y consultar con nuestro equipo de especialistas. 

Cuáles son las causas del dolor lumbar crónico: ¿a qué se debe?

Podemos encontrarnos muchas las causas relacionadas con el dolor lumbar crónico ya sea por un desgaste de los discos que hay entre las vértebras, desgaste de las articulaciones o incluso de órganos que rodean la columna vertebral. También pueden ser originados por distensiones, desgarros, espasmos musculares o de ligamentos, así como fracturas, osteoporosis, cáncer o incluso pueden asociarse a la compresión del nervio ciático. 

Las causas, algunas veces, pueden ser fáciles de identificar cuando derivan de una afección concreta. Pero también es posible que sean la consecuencia de varias patologías simultáneas. 

Algunas de las causas identificadas pueden ser: 

  • Desgaste de las articulaciones y discos intervertebrales: normalmente producido por el envejecimiento, siendo la cadera, hombros, rodillas y tobillos las articulaciones que más lo sufren. En el caso del desgaste de los discos intervertebrales podría ser debido a causa de traumatismos, degeneración o envejecimiento debido a la pérdida de agua del disco.
  • Desgarro lumbar: debido a que los ligamentos o los músculos de la zona lumbar (parte baja de la espalda) sufran una distensión, cuya duración puede ser incluso hasta de varios meses en función de la gravedad del desgarro. 
  • Espasmos musculares o contracción sin control de los músculos de la zona lumbar. 
  • Fracturas vertebrales producidas por traumatismos intensos o por otras patologías como la osteoporosis (debilitación). En el caso de una fractura y en función de su gravedad, puede conllevar a la intervención quirúrgica del paciente lo que supone también una fase de recuperación posterior. El dolor en esta patología puede ser desde un dolor inexistente hasta un dolor lumbar (lumbago) que irradie al caminar. 
  • Osteoporosis o debilidad en las vértebras de la columna vertebral que puede producir ese dolor lumbar crónico. Esta patología se produce cuando disminuye la densidad de la masa ósea, los huesos son más porosos lo que aumenta la posibilidad de fractura ante cualquier golpe. 

Y cómo saber los síntomas del dolor lumbar crónico. 

Los síntomas más habituales suelen ser: un dolor de larga duración en la zona de los lumbares o que irradia hacia otras zonas como glúteos, muslos o ingles y que además, nos dificulta el poder ponernos de pie, caminar, correr o incluso realizar algunas de nuestras actividades más cotidianas.

Si tienes alguno de estos síntomas y las molestias permanecen y se prolonga en el tiempo esta situación te aconsejamos solicitar una cita con nuestros especialistas para que podamos valorarte y aplicar el tratamiento más adecuado. 

Los tratamientos: ¿cómo tratar y quitar el dolor lumbar crónico?

  • Estabilización de la columna lumbar: utilización de fajas o corsés y tonificación de la musculatura abdominal y espinal (ejercicios isométricos). 
  • Medidas de higiene postural: mobiliario ergonómico en el puesto de trabajo, evitar flexionar la columna hacia delante y mantener los pesos pegados al cuerpo. 
  • Conseguir un peso adecuado. 
  • Antiinflamatorios tanto no esteroideos como los corticoesteroides, los analgésicos y los relajantes musculares pueden ser útiles en los periodos de reagudización del dolor. 
  • Aplicación de corrientes, masajes, tracciones y fuentes de calor en rehabilitación pueden mejorar la sintomatología temporalmente. 
  • Aplicar frío seco en la zona afectada y posteriormente calor, ya sea con una bolsa de agua caliente, una manta eléctrica o infrarrojos siempre que no sobrepasen los 20 minutos. 
  • También es importante no abusar del reposo total pues todo esto puede entorpecer la recuperación y evitar que el dolor se vaya. 
  • El deporte también es importante para evitar que este tipo de dolores se repita de forma periódica siendo la mejor prevención. 
  • Masajes sobre todo si los músculos están contracturados.
  • Otras opciones como fisioterapia, rehabilitación, reducción del estrés, yoga o taichí
  • En el siguiente escalón se incluyen las infiltraciones periarticulares de anestésico local y corticoesteroides. 
  • En caso de mejorar con la infiltración y reaparecer el dolor lumbar, se puede realizar la denervación percutánea del ramo posterior, rizolisis, que puede hacer remitir la sintomatología por un periodo prolongado de tiempo hasta en un 70% de los casos. 

Unidad del Dolor para aliviar el dolor de lumbago

Como puedes ver, estos pueden ser algunos remedios que se pueden aplicar de manera puntual como medidas preventivas, pero, si el dolor lumbar crónico persiste y no te permite realizar tu vida «normal», consulta con nuestros especialistas para que puedan valorar y ofrecerte una solución médica y profesional definitiva. 

 Volver

Últimos blogs

Abrir el chat
¡Hola! ¿Con qué clínica te quieres poner en contacto?