El Yoga, mito o verdad para prevenir lesiones

Yoga con la clínica Francisco Berbaneú

El Yoga como medio para prevenir lesiones: Mito o verdad

El yoga ya forma parte de nuestras vidas y ha venido para quedarse. En un corto periodo de tiempo   ha pasado de ser una práctica minoritaria a instalarse en gimnasios, colonizar ciudades y, cada vez, contar con más adeptos que alaban sus beneficios. Pero, hay algunas dudas con respecto a esta práctica, ¿realmente el yoga funciona?, ¿son reales todos los dones que se le atribuyen? A continuación, te contamos los mitos y verdades sobre los beneficios del yoga sobre tu salud.

¿Cuáles son los beneficios de la práctica del Yoga?

Seguramente ya conoces algún yogui que ha intentado arrastrarte a su centro o, mínimo, te ha contado cómo ha mejorado su vida desde que se ha apuntado a esta disciplina. No se equivoca; una práctica regular de yoga es todo un regalo para tu cuerpo y también para tu salud mental. Pero, en concreto, ¿qué aporta el yoga a tu vida?

Prevenir lesiones y enfermedades practicando yoga

Cada vez más médicos recomiendan esta disciplina mental y física, y es muy común que los deportistas lo incluyan en sus rutinas de entrenamiento.  No es de extrañar, ya que la práctica de yoga puede hacer todo esto por ti:

  • Desarrolla tu conciencia corporal

Habitamos un cuerpo al que no siempre escuchamos. Si algo se entrena en yoga es la propiocepción, permanecer atento a las señales que el cuerpo nos envía, lo que resulta en un modo infalible de prevenir lesiones y detectar síntomas de enfermedades.

  • Mejora el equilibrio

Las posturas de equilibrio son clave en la práctica de yoga, con lo que este mejorará poco a poco. Cuánto mayor estabilidad  tengamos, ¡menos riesgo de caídas!

  • Aumenta la fuerza

Solemos asociar yoga con flexibilidad, pero la realidad es que una práctica constante también aumenta el tono muscular. Hay muchos tipos  de yoga y tienes la posibilidad de elegir el que más se adapte a tus necesidades. Si buscas mejorar tu fuerza vinyasa, power yoga o ashtanga son los estilos que te van a ayudar. ¡Prepárate para sudar!

  • Mejora el sistema inmune

La práctica de yoga estimula el sistema linfático, además de reducir el estrés. Sin duda, una combinación ganadora para prevenir enfermedades.

Estirar músculos y mejorar articulaciones gracias al yoga

Al  envejecer  y, sobre todo, si nuestro estilo de vida es sedentario, perdemos rango de movimiento. Mejorar la flexibilidad es uno de los grandes beneficios del yoga, ya que combina estiramientos activos y pasivos que no solo elongan los músculos, sino también la fascia (el tejido conectivo que los recubre). En cuanto a las articulaciones, el yoga desacelera su desgaste y restablece, progresivamente, su rango de movimiento.

Te asesoramos para la práctica del yoga

Reducir el estrés y dormir mejor con la práctica del yoga

Está demostrado que la práctica de yoga ayuda a reducir el estrés y nos prepara para el descanso. El  estrés y la ansiedad no afectan únicamente a nuestra salud mental y emocional: los altos niveles de estrés mantenidos en el tiempo actúan en detrimento del sistema inmune y tensan nuestro cuerpo, lo que favorece el dolor muscular.

Es importante, para obtener el máximo de beneficios que el yoga nos ofrece, respetar las posibilidades de nuestro cuerpo, realizar un calentamiento adecuado y, si no tenemos mucha experiencia, practicar bajo la guía de un profesor cualificado.

Mitos del Yoga: Creencias que no son del todo correctas.

Ya  sabemos por qué esta práctica tiene tantos adeptos, pero el boom que hay a día de hoy  ha generado también mitos y creencias erróneas:

  • “Tengo que ser flexible para poder apuntarme a yoga”. No, no y no. De hecho, suele suceder al contrario. No haces yoga porque eres flexible, sino que ganas flexibilidad gracias a la práctica continuada. El yoga siempre ha de adaptarse a tu cuerpo y posibilidades, no al contrario.
  • “El yoga es muy difícil. No puedo hacer todas esas posturas”. De nuevo, la creencia de que ser yogui equivale a ser contorsionista, no es cierta. Si acudes a clases en un centro cualificado, el instructor se adaptará a tu nivel y, además, no es necesario ejecutar movimientos complicados. Las posturas de yoga más sencillas son las más efectivas.
  • “Yo no soy espiritual, así que el yoga no es para mí”. Puedes tener un montón de motivos diversos para apuntarte: te lo ha recomendado el médico, una amiga o quieres aumentar tu tono muscular. Sí, alcanzar el nirvana puede ser otro objetivo, pero todos son igualmente válidos.

Algunas lesiones más frecuentes que se pueden producir en el Yoga

Como cualquier práctica física, el yoga no está exento de riesgos. Por ello es fundamental comenzar a practicar con un profesor cualificado que te ayude a entender los riesgos de esta modalidad.

¿Cuáles son las lesiones más frecuentes en Yoga?

El tirón de isquiotibiales es la lesión más habitual que se produce en las clases de yoga. Esto es debido a que solemos tener estos músculos muy acortados y puede que nos forcemos demasiado  en las  posturas que nos invitan a trabajar la flexibilidad. Además, la espalda baja y las articulaciones (muñecas, hombros, rodilla, cadera) también pueden resentirse con la práctica.

¿Cómo prevenir lesiones al practicar Yoga?

El ego es nuestro principal enemigo en la práctica de yoga. Pretendemos avanzar rápido, pero la paciencia es importante. Si estamos en una sala, puede que queramos imitar al profesor  o a compañeros más avanzados, lo cual no es buena idea. Es fundamental respetar nuestra propia progresión, y mantener la concentración en nosotros mismos, en lugar de compararnos con los demás y juzgarnos.

Yoga con Clínica Francisco Bernabéu

Si realizamos un calentamiento adecuado,  escuchamos el cuerpo y respetamos nuestra evolución personal, seremos los primeros sorprendidos ante los cambios que experimentamos gracias al yoga.

Sin lugar a dudas, el yoga ha venido para quedarse, y eso es porque funciona. Se trata de una práctica que nos beneficia de  manera holística. Eso sí, siempre que respetemos nuestros límites. Si no tenemos mucha experiencia o somos principiantes, es crucial que nos guíe un profesor de yoga profesional que nos ajuste, corrija y ayude a mejorar respetando las particularidades de nuestro cuerpo.  De lo contrario  podemos hacernos daño, y eso es, precisamente, lo opuesto al yoga.

 

 

Últimos blogs

Abrir el chat
¡Hola! ¿Con qué clínica te quieres poner en contacto?