La nutrición y la fisioterapia

La nutrición y la fisioterapia

 

¿Cómo se conectan la nutrición y la fisioterapia?

 

Hablamos de nutrición cuando nos referimos al aprovechamiento de los nutrientes. Entre sus funciones se encuentra la de mantener el equilibrio homeostático del organismo a nivel molecular y macrosistémico, de tal forma que garantice que los eventos fisiológicos se efectúen de una forma correcta.

Por ello, una alimentación que aporte un buen nivel de nutrientes favorece el mantenimiento y la regeneración del organismo, una mejor calidad de vida.

Existe una relación totalmente directa entre mantener una buena alimentación y prevenir enfermedades como osteoporosis, tendinitis, roturas de ligamentos o artrosis.

Nuestro cuerpo está en constante renovación, eso es algo que tenemos que tener muy presente. Cartílagos y tendones se rehacen en años. La vida de las proteínas y células sanguíneas es de 120 días, la del tejido muscular de unos 180. Sin embargo, los colágenos tienen una vida aproximada de 6 años o más, y de unos 12 años en las caderas. Por lo tanto, es totalmente recomendable y es esencial comenzar cuanto antes con una correcta alimentación.

Últimamente, se observa una tendencia a la ingesta de demasiadas calorías y pocos nutrientes, la comida basura está a la orden del día.  Una malnutrición proteica acompañada de una malnutrición energética puede traer consigo trastornos alimenticios como el marasmo. El provecho no se encuentra en la proporción de lo que se come, sino en la variedad.

Hemos de tener en cuenta que ningún esqueleto es perfecto, por lo que esto conlleva un desgaste no uniforme del mismo. Por eso, resulta muy conveniente acompañar una buena alimentación junto con varias sesiones de fisioterapia.

La alimentación como proceso natural va más allá del concepto y es que alimentarse y nutrirse son dos cosas completamente distintas. Hoy en día, la evidencia epidemiológica pone de manifiesto que los hábitos de vida, particularmente los hábitos dietéticos, tienen influencia directa en la calidad y expectativa de vida.

Las enfermedades crónicas degenerativas y en especial la Obesidad, desencadena una serie de problemas físicos a los que como fisioterapeutas nos enfrentamos cada día, aunando a eso que la recuperación no se da de manera correcta aún realizando la terapia conveniente para el paciente por el simple hecho de que el paciente no tiene una buena nutrición.as vitaminas y minerales realizan funciones específicas en nuestro organismo y es que muchas veces lo dejamos, por un lado, por cuidar los macronutrientes.

Dietas bajas en energía dificultan la rehabilitación, los alimentos procesados, las bebidas con alto contenido de azúcar involucran una disminución en la calidad de vida del paciente y por ende su tiempo de rehabilitación. 

Si necesitas más información, estaremos encantados de atenderte en nuestras instalaciones en Ibi y Villena. 

Ahora puedes pedir cita aquí y te realizamos una valoración.

 

Últimos blogs

Abrir el chat
¡Hola! ¿Con qué clínica te quieres poner en contacto?